Teléfono +34 661 845 078

Si eres de los/las que ha dicho esta frase, no te preocupes, ¡no eres el/la único/a! Desde que se inició el estado de alarma, han aumentado las solicitudes y cuestiones acerca de este tema. Y es que estar pegados a nuestra pareja durante todo el día y todos los días, puede afectar hasta a la pareja más estable.

De hecho, hay estudios que demuestran que, tras los períodos de vacaciones, es decir, cuando pasamos más tiempo juntos, se produce un aumento del número de separaciones. 

Muchas parejas empezaron la cuarentena intentando aprovecharla para una “luna de miel”. Y eso está genial. Pero como todo, cuando las cosas se alargan más de la cuenta, comienza a cansar. Es importante retomar una rutina adaptándonos a las nuevas circunstancias. Levantarnos y vestirnos (aunque no vayamos a ningún lado o no vayamos a hacer algo en particular), esforzarnos en cocinar y no coger lo primero que veamos, mantener el orden, hacer ejercicio… 

Desde luego, aumentar las horas que pasamos juntos/as en pareja es todo un reto… pero hay más. Esta situación de cuarentena es muy extraña para todos/as. De forma individual, estamos gestionando cantidad de emociones que normalmente podemos evitar. El miedo, la ansiedad, frustración… y lo que es peor, nuestra pareja también lo está gestionando. Ésto, unido al tiempo que llevamos ya sin salir a la calle, puede comenzar a generar varios roces.

A veces, estos roces se van a producir por malentendidos en la comunicación, un mal reparto organizado de tareas, pasar un tiempo excesivo con la pareja… y en otras ocasiones van a poner de manifiesto problemas que ya estaban ahí desde antes de la cuarentena pero no le habíamos prestado atención.

Compartir estas emociones con nuestra pareja, puede ayudar a establecer un puente de comunicación, profundizar en nuestra relación, descubrir emociones y pensamientos en nuestra pareja o incluso retomar una interacción que, a menudo, descuidamos por otras obligaciones del día a día.

Pero tan importante como es pasar tiempo con la pareja, también lo es pasar tiempo sin ella. Me estoy encontrando muchas personas que consideran que su relación va mal porque su pareja está haciendo cosas por su cuenta. Hay que mantener espacios privados e individuales dentro de casa. Podemos dedicar este tiempo a nuestros autocuidados, a la reflexión, actividad física, jugar a un videojuego o mirar el techo. Pero es un momento nuestro, privado íntimo y de conexión propia.

También hay que recordar que sólo por convivir con la pareja no significa que sea la única persona en mi vida. Hay que seguir manteniendo la relación, aunque sea a distancia, con nuestros amigos, familiares, compañeros, etc. Si nos aislamos del resto, tendremos la sensación de ser las únicas personas que pasan por esto. Es importante compartir y desahogarnos con las personas que queremos y nos quieren. 

El tiempo que dediquemos a estar en pareja debe ser, como siempre, un tiempo de calidad. Podemos seguir divirtiéndonos juntos a pesar de ser una situación extraña. Sacar los juegos de mesa, descubrir un videojuego, baile, maratón de películas… Y aumentar y reforzar la parte afectiva de la relación. No significa que aumentemos la frecuencia de relaciones sexuales. Es notar la cercanía, contacto físico, abrazos, besos… ahora más que nunca estamos necesitados de ello.

A lo largo de esta convivencia, van a surgir roces, es inevitable. Las restricciones en la elección del ocio, falta de espacio, falta de intimidad… estamos obligados a vivir una situación que no hemos elegido, y eso siempre es mucho más frustrante. El malestar que genera puede llevarnos a pagarlo con la pareja. Intentemos pararnos a pensar si es tan importante esto que me ha molestado tanto o, si por el contrario, es mi malestar por la cuarentena, mi miedo a la enfermedad o la tristeza de no ver a nadie más, lo que me hace estar enfadado/a con mi pareja. Intentemos no perseverar de más en los conflictos, dejar correr algunas cosas y tomar distancia para poder comprender lo que sucede.

Por último, si la situación de incomodidad es demasiada, no podemos manejar la ansiedad, o se nos está haciendo demasiado difícil manejar todo, recordemos que los profesionales de la salud mental siguen trabajando, aunque sea vía online. Pidamos ayuda para poder superar esta etapa de crisis.

Leave a Reply